El goce del ojo que lo ve todo…

7 04 2010

Los romanos crucificaban a los criminales políticos a modo de escarmiento público, con eso reducían de forma efectiva las ganas de los insurgentes de andar por ahí reclamando cosas tan pasadas de moda ya en ese tiempo como la justicia, la libertad o la igualdad.

A través de la historia se ha demostrado que luego de la ocupación, si se quiere mantener el dominio de los nuevos territorios se ha de echar mano de las estrategias más crudas para eternizar el miedo de las poblaciones conquistadas evitando brotes libertarios. El espacio público se transforma así en el lienzo del horror.

Como vemos en ciertas partes del mundo, no han cambiado algunas cosas, dos básicamente:

  • El riesgo es simbolizado en la figura del insurgente (antes llamado bárbaro) que no tiene derechos, basados en la idea de que tampoco sabe qué es bueno para él, ni para su pueblo. Necesitan “modernizarse” gracias al invasor, aceptarlo para mejorar o desaparecer.
  • Como el insurgente no tiene derechos, puede ser exterminado por quítame estas pajas, sin ningún remordimiento, por andar buscándoselas con actividades amenazantes como reunirse en una esquina o hablar por el móvil. El espacio público sirve para mostrar a los demás, los sobrevivientes, lo que les puede pasar si presionan su suerte.

El video filtrado por Wikileaks, muestra claramente estos dos puntos. Revela la ocupación de los aliados como una clásica invasión imperial, con los mismos principios y formas. En lo que sí podemos decir que hay avance es en la efectividad y economía de los medios de terror en el espacio público: hoy se puede vigilar a toda hora cualquier conducta “sospechosa” y castigarla usando esa justificación sin poner en riesgo tropas o aliados.

Parece también cuando uno revisa las reacciones de los agresores que hay dos cosas genuinas en juego en su subjetividad: por un lado un convencimiento tenaz de que que cada uno de esos ciudadanos es peligroso en sí. Así esté desarmado su sola reunión es punible necesariamente, lo cual nos dice que también ellos están aterrorizados; y la segunda es este goce sádico de abusar de la víctima, de la presa que no tiene valor, que funciona como un alivio al propio terror anterior del agresor.

El video está aquí, recomiendo verlo completo. La lucha por la libertad al parecer se funda en el aplastamiento de los otros: la hegemonía es la lucha por la supervivencia.

Esto no es un exceso, es una política, que es diferente. La única diferencia es que aquí lamentablemente mueren dos periodistas, pero decir que “es un riesgo que los periodistas de guerra corren” es obtuso, como vemos en el video, no habría ninguna razón para ser atacados. La importancia de este documento es que esto es lo que pasa con los civiles, y que LA PRENSA NO MUESTRA.

Finalmente, es interesante pensar en el ojo que lo ve todo finalmente no es sólo como un modelo militar, sino como un proyecto de sociedad basada en el control de probabilidades, casi matemáticamente.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: