No hemos aprendido demasiado…

1 06 2010

Foto El caso de la excarcelación de Lori Berenson debe ser único en su género. Contrariamente al sentido común, las autoridades pasan olímpicamente de las mínimas medidas de discreción y despiertan una desproporcionada cobertura mediática que desemboca en más odio que su propia captura.

Por supuesto que lo que recibimos del periodismo “grande” del Perú no responde a la firma de algún iluminado sino que se interpreta como lo irracional subyacente a la angustia de nuestra sociedad. La Berenson, habiendo cumplido gran parte pena a decir de la ley, se ha hecho no sólo de un beneficio penitenciario si no también ella misma la bandera de la fragmentación social que dio lugar a la guerra política, pues termina reducida por el significante “terrorista” a ser un sujeto sin derechos, un objeto peligroso que debe ser erradicado a perpetuidad.

Y es que es sólo eso, simple y llano terror inyectado desde el televisor. Que se recuerde, Lori Berenson es sentenciada por conspirar y planificar un atentado contra el congreso, plan que fue descubierto y nunca se completó. Legalmente la sentencia se ha llevado a cabo, pero socialmente la “terrorista” no sólo deja de ser un sujeto de derecho, sino también deja de ser un sujeto de la sociedad y de la humanidad, haciendo patente la diferencia entre la hostil ciudadanía que enarbola el derecho a que las manzanas podridas de la sociedad no se mezclen con las buenas. Primera causa del miedo: la diferencia imaginaria entre el hombre de bien y el “terruco”, que nunca será igual a uno, pase lo que pase.

El miedo termina siendo el símbolo de lo amenazante que es la diferencia en una ciudad organizada por ciertos códigos de exclusión, de allí que el argumento más oído en las vigilias y de los espontáneos que lanzan su condena desde la vereda sea, que Miraflores no es el lugar para alguien como ella. El jirón Tarata finalmente está funcionando como un espacio monumental en lo simbólico, no de la diferencia social que desencadena la violencia, sino de todo lo contrario: la justificación de la exclusión de aquellos que vienen a alterar el bello orden. Por ejemplo, esta es una frase recogida de una de las manifestaciones.

“¿Qué los del MRTA no eran comunistas?, ¿Por qué vienen entonces a vivir a Miraflores?, ¡que se vayan a Comas o por ahí!”

Se revela que el temor y la indignación desproporcionados se basan en dos cosas, a saber, el desinterés de saber del otro de parte de la sociedad civil, quitándole aún hasta la condición humana y sus derechos fundamentales, cayendo en el hostigamiento violento del que ha sido presa no sólo Lori Berenson, sino su familia; y en segundo lugar el carácter vengativo que tiene la justicia en nuestra cultura, donde la legalidad separa a los seres humanos de los criminales que finalmente no son humanos, y por supuesto por asumirse perdidos para siempre, tampoco deben gozar de posibilidad de probarse en sociedad de nuevo. Eso que no hemos mencionado a quienes se atreven a reconocer este mecanismo, ellos también serán parte del monstruo oprobioso del terror.

Regresar al régimen bárbaro de una ley que sólo está ahí para exigírsele que se endurezca remite directamente al fujimorato, a la cacería de brujas, pues si el ideal exige ser un verdadero buen ciudadano, la única forma de conseguirlo es perseguir sin piedad a los sospechosos, osea a todos. Parece que no recordamos cómo nos fue en esos años y reclamamos el mismo azote del que nos quejábamos algunos amargamente.

Es increíble que aún en esta época las reacciones de masa sean así de medievales. No somos conscientes que la segregación es el combustible de los movimientos violentos y sectarios de reivindicación social, tanto como el opresor.

También palo para el gran periodismo nacional, brazo de los ideales capitalinos.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: