El Vaticano y la celebración de la muerte

20 06 2010

Normalmente evito esa postura tibia, informativa, y en fin, de mal gusto que supone el ideal de ser objetivo cuando se trata de escribir. Me parece que tiene un tinte cobardemente pretencioso el no comprometerse con lo dicho y aún así, arrogarse la virtud moral de la moderación, que parece ser un bien muy apreciado entre los lambiscones que ofician el periodismo o dicen ejercer opinión en algún campo de la humanidad.

Y es que sobre lo escrito hay una cierta involución medieval de la que me urge hablar hoy, una terrible certeza sobre lo correcto que domina con su larga sombra el espectro de lo público. En occidente subdesarrollado el cristianismo, al medio como potro de tormento y a la voz del látigo divino, se yergue como el tótem canallesco de nuestras sociedades, rendidas ante un temor metafísico perenne que a través de la historia muchas veces ha sido el mejor aliado del fusil carnicero de la oficialidad.

Por el contrario, hay que ver cómo se condena la palabra hoy en día. Porque hay aún quienes la han empeñado y se han hecho cargo de ella, para quienes el silencio y el olvido son compinches perversos de la injusticia. La muerte de José Saramago es la despedida de una de aquellas voces, a la que en general y fuera de las peculiaridades de cada uno, podemos agradecer algunos gestos invalorables, como el habernos advertido de una epidemia masiva de ceguera, de la relatividad funcional del bien y el mal, del uso de la historia y la religión, de la ética de los actos y sus consecuencias y en resumen, que nos haya llevado valerosamente, a veces de la mano, al en ocasiones impensable terreno de la conjetura de un mundo posible.

Ayer ha sido un día triste, sin duda, para la humanidad.

Sin embargo, hay quienes se alivian y celebran en su oscura cúpula de iniquidad. Quiénes más que los mismos personajes y símbolos sórdidos, proyecciones de lo peor del mundo, que fueron blancos de sus escritos. Revolea las patas el Vaticano, capital histórica del amaño bajo las faldas y la chusma criminal que forma las filas dolientes y disciplinadas del Opus Dei.

Dejan de temblar a media luz, su hábitat natural, y se lanzan ávidos de la carroña de un cadáver, del casquete mortuorio vacío, con intención de borrar con un -más que torpe- plumazo, la obra de toda una vida. Se arrojan los caníbales desde las sombras a la acusación, le dicen: “populista extremo”, resaltando su “ideología antirreligiosa”, propia de “un hombre y un intelectual de ninguna capacidad metafísica, (y que vivió) agarrado hasta el final a su pertinaz fe en el materialismo histórico, alias marxismo” y agregando que "se declaraba insomne por las cruzadas, o por la inquisición, olvidando el recuerdo de los gulags, de las purgas, de los genocidios, de los samizdat (panfletos de la Rusia soviética) culturales y religiosos".

No encuentro más definición para el artículo de “L´Osservatore Romano” que el de una vileza bien acabada, fiel reflejo de la pluma subalterna que lo produjo. Fuera de lo condenable de una organización mundial que no guarda ninguna compostura ante las circunstancias, está la ya clásica estrategia de empatar la acusación al indefenso con el olvido de las propias culpas, que son grandes, por cierto.

Pero creo que es bueno que guardemos un poco el orden.  El Vaticano habla de un “populismo extremo” en principio, y si definimos la categoría diremos que se trata de la relación entre un líder carismático y una masa dominada por él, mediante el ejercicio de menos que una doctrina, del poder emocional sobre ésta. La definición trasciende entonces las posiciones políticas propiamente, pues hay populismos de derecha y de izquierda. De todas maneras, se desprende que no se trata aquí de hablar de un concepto, sino de castigar una posición: la de ser de izquierdas.

Definitivamente, si seguimos medianamente esta línea, encontramos pocas cosas más populistas que la reunión irracional de gentes en torno a un símbolo o de la persona infalible del papa para inocular en la sociedad un discurso que encierra la exclusión y la barbarie. Si esto parece una exageración, podemos citar la posición populista de la iglesia en asuntos como las graves depravaciones de la homosexualidad o tal vez la inhumana prohibición moral de los preservativos, que es lo más cercano al genocidio en un continente asolado por el Sida como África, o las siniestras alianzas y bendiciones dadas generosamente a dictadores sanguinarios.

Sobre la preocupación acerca de cuestiones como  la funesta participación de la religión en la vida militar del mundo y en los genocidios modernos no creo que ningún cristiano tenga ninguna objeción moral, aunque sí estructural, pues una vez más el abuso propio se trata de ocultar con esas anacrónicas comparaciones, porque a diferencia de las referencias soviéticas que L´Osservatore esgrime, la iglesia enfrenta su hora más dura, pues se hace pública su política de encubrimiento e impunidad.

Por mi parte me queda más claro que hay quienes se regodean en la muerte y el silencio cómplice, hay quienes gozan del frío de la tumba: están lejos de lo humano pero afortunadamente nuestras voces los hieren. Con ellos no se puede negociar ni una letra.

Anuncios




Una variante del síndrome de Estocolmo o el sistema preventivo salesiano.

27 04 2010

Estudié en el colegio Salesiano 10 años: desde primero de primaria hasta el final de 4to de secundaria, cuando no me permitieron matricularme para terminar el último año con mi promoción. El director de estudios amablemente me recitó una lista de 7 causales que justificaban aquello. Me fui entonces sin chistar a un colegio mixto, donde pasé un buen año, tal vez sin extrañar demasiado lo que dejaba atrás. Y es que parece ser que a veces el cambio de aires a uno le hace comparar y, en fin, se deja disfrutar.

Nací en medio de una familia católica acorde con el colegio, constituida profundamente en la disciplina de un cristianismo ciego y fariseo, que fatídicamente parece ser el único que existe, que está basado en una disciplina medieval de borramiento de la opinión y la palabra propia lo más profundamente posible, para beneficio de la fe, de la institución. Fui, entonces entrenado en los valores ideales del acercamiento a la perfección arbitraria de un sólo Dios, a la imposibilidad de falla de la Iglesia, a la insignificancia de mi entendimiento, el poner la otra mejilla y el amar a tus enemigos.

Leí la Biblia, quizás más que un católico practicante, con avidez infantil, mientras que con la otra mano abría las biografías de Don Bosco, que tanta preferencia tuvo por los niños hombres. Recuerdo aún con claridad todas aquellas aventuras mitológicas, que sin embargo tienen poco correlato con su puesta en práctica.

Me autorizo, por tanto, a hablar acerca de lo que sé de la vida, la muerte y de Dios, pese a que es un tema proclive a dejar entrar a cualquier bravucón envalentonado y desentendido. Me autorizo en este post –además de tener pleno derecho, por ser este mi blog- a decir algunas cosas acerca de mi relación con las personas.

Desde hace algún tiempo he aprendido a ligarme con las personas por ellas mismas, sin necesariamente hacer causa común con sus identificaciones o creencias. Esta me parece la mejor forma de hacer conmigo mismo, un escéptico posiblemente sin remedio, frente a los otros: quizás sí es verdad que de cada quien se saca algo diferente, por ello hasta ahora he respetado al sujeto, como tal.

Diferente pasa con la institución de discursos generalizados, con formas de dominación de la conciencia, contra las que no hay que retroceder, a las que hay que faltar el respeto abiertamente, pues ellas convierten a los sujetos en simple masa furiosa, en pura indignación que desata la guerra a muerte con los diferentes, los convierten en el fin de la civilización. Entre otras cosas, pongo allí, en el lugar perverso, a la religión; no a su práctica personal, sino a la oscura pretensión de verdad universal que impulsa a la masa a evangelizar al pagano. Con eso no negocio.

Es fácil saber el por qué. Tal como diría Saulo, yo también he sido testigo.

Durante mi vida he visto bastantes cosas, pero sería mezquino restarle importancia a la influencia que tuvo el sistema preventivo salesiano en mí. Pues sí que tuvo un gran impacto: tuve la suerte de aprender a detectar el embuste y la salamería hipócrita de quien sólo está gozando de ti, como un objeto a moldear mediante el castigo. Y es que, definamos el significante: prevenir significa tomar acción antes que suceda algún hecho, para evitarlo a él o a sus consecuencias. Lo único que previno tal sistema, al parecer exitosísimo, fue la queja de los agraviados.

Recuerdo cosas puntuales, como la institución del castigo físico, y lo que es peor, la humillación como forma de disciplina conductual: las imágenes de compañeros echados a patadas del salón o golpeados hasta el llanto retornan hoy como absurdas e innecesarias, pero las recuerdo como la normalidad de esos tiempos; la prohibición de algún maestro de que compremos cuadernos que él no pueda romper, también o tal vez las filas patibularias que antecedían al golpe con reglas en las manos o quizás el terror ante los fracasos deportivos o académicos.

Se previno muy bien este sistema de la voz de los pequeños estudiantes estableciendo una cultura del silencio y de la condena cristiana a renegar del justo castigo, en una torsión gangsteril de la resignación y la impunidad.

Es famoso el caso del padrecito joven y de barba rala, con cara de Jesús, que delante de la formación del colegio entero elegía a algún desafortunado al azar y le hacía alguna pregunta del catecismo que generalmente no era contestada a cabalidad. Se procedía entonces a tirar de los pelos graciosamente al chico y arrojarlo de vuelta a su lugar ante las risas generalizadas. Uno pensaría que como encargado de las cuestiones pastorales y defensor del código de fe que nos atormentaba, era el tipo más recto y celoso que habitaba el colegio. Resultó ser más amoroso con algunos alumnos de lo aceptable y al ser sorprendido en esos menesteres, la congregación lo encubrió, mandándolo a algún punto recóndito de la sierra, a esconderse como un cobarde, pero evangelizando como un héroe que coloniza zonas vírgenes. Imagino que ya tenía suficiente experiencia en virginidades, el tal Peralta.

Conozco de al menos 3 casos de traslado abrupto, por causas morales, pero basta lo dicho para darse cuenta de la lógica carcelaria imperante: gozar del alumno previniendo su queja, con valores cristiano-hampones de silencio que perpetuaban una cultura del abuso en sus 3 esferas (física, psicológica y sexual).

Lamentablemente ser formado en un ambiente tan agresivo no es fácil para muchos, y hay quienes no sobreviven, o terminan muy afectados.

Hace algunos años encontré en la calle a un compañero que murió algún tiempo después. Lo vi y me acerqué: vestía un terno negro con corbata rosa; se le veía perdido y miraba a ambos lados de la calle con cierto frenesí, casi de escape. Cuando le di la mano sudaba y huyó tras excusarse nerviosamente. ¡Tanto era el temor que le infundía aquel encuentro!. El hecho de su temor, me hizo pensar en las cosas que uno hace por sobrevivir, uno lucha para destruir al otro en una guerra imaginaria de supremacía: la vieja separación radical entre “lorna” y “pendejo”, que es lo misma que diferenciar el abusado del abusador. 

Cuando me enteré que murió por que se le perforó la pared del estómago y que tomaba ansiolíticos hacía años, supe realmente hasta donde llegan este tipo de cosas. Me dio lástima saber de su muerte y de la implicación directa de un sistema que ha destruido a mucha gente.

Lo que me sorprende es que a un año de su muerte, aún no se quiera hablar de las causas, que la sola propuesta de que como exalumnos comprometidos, que algunos de ellos son, puedan averiguar si el abuso ha menguado al menos, desate tal cantidad de bravuconadas y sinsentidos. Digamos que se comprueba que es cristianamente hipócrita no preguntarse por algunas cosas cuando uno tiene pensado ir a honrar una memoria: el gesto corre el riesgo de ser superficial y estéril.

Finalmente parece ser que la víctima hace lazo con su secuestrador, que le ha robado todo, y se ha vuelto su todo, ella defiende al amo a muerte. Tan empobrecido termina el ser humano cuando es alienado por el discurso de la infinitud, su garantía de supervivencia a la muerte si resigna su libertad.

Yo no puedo respetar eso. Cuando un grupo de personas se transforma en no más que una masa palurda y cobarde, hay que dejarla cacarear y separarse, que así funcionan cuando no quieren saber más de algo que los compromete. Será que cada quién elige su militancia, que cuando no es más que un puñado de certezas vacías, es triste comprobar que en eso se convierten esas personas que algún día respetaste y quisiste. Un grupo degradado por el fundamentalismo y el imaginario.

Alguno me condenó al ostracismo, al destierro de los exalumnos, siendo este el caso, acepto gustoso.





AtraZo Social

2 11 2009

atrazoSiempre me he preguntado acerca de ese error gramatical, que groseramente produce el rudimentario eufemismo del afiche de “atrazo menstrual” que (re)vela la clandestina informalidad de los abortos en Lima.

Bien se puede pensar que la intención de quienes se oponen a la despenalización del aborto terapéutico es bloquear el camino hacia la legalización del mismo. Claro, sin haberse quejado nunca de aquella práctica en sí, que a estas alturas está fuera del debate, pese a su recurrencia nada despreciable.

Lo curioso es que la única solución que estos grupos plantean es la prohibición mediante el horror. El dominio casi por la fuerza dada la poca potencia social que ya tiene el discurso cristiano católico. Ya no se dice: “los cristianos elegimos no abortar”, sino que hace uso de una posición de poder cuando ya no se puede persuadir a la consciencia, aún por encima de quienes no se sienten representados por ellos.

De todas formas, endurecer el marco legal ha probado ser más que poco efectivo, contraproducente.

AbortionSe puede encontrar una causa para la ferviente actividad legal de las organizaciones católicas en el casi nulo rigor que muestran sus fieles cuando hablamos de conducta, por lo cual los padres de la Iglesia –Cipriani a la cabeza-, ahora defienden que el no cumplir la ley religiosa se convierta en crimen, ya no ante la devaluada institución eclesial, sino también en la sociedad, lo cual es peligrosísimo. Si no acatar el mandato de un dios particular se vuelve crimen, ¿en qué se diferencia el cristianismo de países fundamentalistas como Irán?, ¿qué otras guerras santas nos esperan?.

El dogma intenta borrar la inconsistencia del mensaje como del mensajero. Seguir pensando que la Iglesia “defiende la vida” precarizando las condiciones de los grupos menos favorecidos, negándoles alternativas para el control de la natalidad o perennizándolos en la miseria es ingenuo, pero finalmente es el mensaje: conviene un pueblo pobre, pobre de pensamiento y de espíritu, conviene la mansedumbre de la oveja ante el pastor en lugar de desarrollar una ética en los fieles; allí está la “predilección por los pobres” y la voluntad de dominarlos. El poder del mensaje radica entonces en la sumisión del receptor. La estadística habla de eso, esperemos que poco a poco los sujetos también.





La manzana mordida del cura

23 05 2009

curas4 Una vez un curita joven, medio amargado que enseñaba religión en el colegio nos explicó lo que eran las manzanas, y la verdad me quedó la impresión de que las frutas no le producían mayor entusiasmo.

Su intención era hablar de la libertad y su diferencia con el abominable pecado del libertinaje, para lo cual usó el ejemplo del génesis: Adán podía comer la fruta que le plazca, menos la prohibida, con lo cual se probaban dos cosas, a saber, la infinita misericordia y generosidad del padre que finalmente nos ha proveído de todo lo que necesitamos y en segundo lugar de su incombustible afán educativo, por el cual nos sigue castigando hasta el día de hoy, de paso que se lava las manos con eso del “libre albedrío”.

La tentación en el centro del Edén y el pecado en el centro del discurso. Recuerdo aquella clase claramente por ello y más aún, todo este barullo por lo de los curas que no se contienen no me deja olvidar el tema.

Hace un rato leí la nota de SIC de El Comercio de hoy. Tengo que decir que me parece una opinión bastante dócil, aburrida, pero que por suerte me deja algún espacio para el comentario, pues la idea principal del escrito es que se ha mitificado al sacerdote y hay que bajarlo a tierra, y eso de hacerlos ver como hombres comunes y corrientes me parece hacerle el juego a su defensa.

Primer mito: los deslices de un cura son de la misma envergadura de los de un parroquiano cualquiera. Falso. El uso de poder sobre las consciencias de las personas hace que el acto cobre un matiz perverso, manipulador. Sólo así se explica que Lugo haya podido ocultar tantas mujeres e hijos mientras fue obispo, pero qué curioso, no pudo de presidente, cuando se quitó la sotana.

Segundo mito: son casos aislados, de gente que no vive bien su fe. Falso. Si fuera así, la iglesia tendría una política más transparente en lugar del encubrimiento sistemático de los casos de abuso sexual o de hijos en concubinato. Pregúntenle a los irlandeses.

Tercer mito: el celibato logra que mi relación con Dios sea exclusiva y más efectiva, pues me dedico a Él al 100%, tal como lo hizo Jesús. Falso. Hay muchas pruebas de que Jesús fue todo menos célibe, y la principal es que él era un excelente judío, y claro, el matrimonio y la reproducción son un mandato. Si hablamos de Pablo, pues estamos hablando de un gentil, alguien educado a la usanza romana y eso de no tener mujer y de sublimar trae consigo reminiscencias griegas clásicas, alcanzar la virtud elevándose del mundo de los sentidos es muy platónico, y creo que hasta socrático.

Cuarto mito: el celibato tiene un fundamento divino. Falso. Tiene un fundamento económico, de herencia. Tanto así que hasta el concilio de Trento, cada curita tenía su mujer, y eso que estamos hablando ya de 1545 más o menos, cerquita nomás. Llama la atención el detalle brillante de las 700 prostitutas que atendieron a los prelados en el Concilio de Constanza (1414 – 1418). Y luego dicen que no se divierten, es más ahora recuerdo que hubo un papa que no sólo tuvo hijos, sino que tuvo un hijo papa. ¡Que alguien lo meta en el libro Guinness!.

Quinto mito: los curas no reprimen su sexualidad porque eso ocasiona culpa, más bien viven la tentación con naturalidad. Bueno, no tan falso, porque eso de que la represión ocasiona culpa es cierto, pero por otro lado, me pregunto cómo vivir una prohibición, un mandato del Otro de forma natural, si esa prohibición es antinatural. Tal vez si volteamos la fórmula y ocasionamos algo de culpa al otro lado…

Sexto mito: la familia sí quita tiempo. Acá me gustaría saber qué piensa la familia.

Séptimo mito: no hay machismo en todo este asunto. Absolutamente falso. La tradición cristiana, que todo lo deforma para dar cuenta de otros intereses, termina por identificar a la mujer con la manzana, la tentación. Esto queda claro en el caso del Padre Alberto y su novia, que es identificada hasta con el Diablo, o mínimamente se dice que le tendió una trampa buscando quién sabe qué publicidad.

Y así hasta el infinito.

Vale preguntarse quién realmente puso la manzana al medio. No creo que haya sido Dios, porque en el mejor de los casos, no existe y en el peor, sería poco inteligente de su parte no intervenir para detener toda esta locura.

Por último, en especial a los curitas y a mis amigos religiosillos. No me vengan con esa huachafada de que “al que no le gusta que se busque otra vida”, porque igual los que pierden son ustedes, pierden gente valiosa en sus filas. Además eso me hace pensar en el hecho de vivir en la renuncia: “Pobreza, castidad y obediencia”, tranquilamente podría ser el lema de algún asceta tibetano, pero la realidad occidental es otra, fruto del exceso y del goce.

Les pregunto un poco inocentemente, ¿realmente piensan que los de arriba creen en todo lo que dicen?, ¿que no hay ni uno sólo que sepa que todo es mentira?, a mí me da la sensación de que se sabe que todo es falso, pero hay tanta pasta que no se puede dejar el negocio. Ojalá me equivoque, para bien de tanto creyente.

 

 

pedofilia





Apostasía o el elogio de la diferencia.

16 03 2009

iglesiasss Siempre he pensado que era mucho menos problemático tener muchos dioses. La verdad era bastante más cómodo, si uno se imagina que nadie iba a venir inyectarte moralina si decías que adorabas a algún dios extranjero. En tiempos antiguos TU dios y MI dios, eran expresiones de lo tuyo y lo mío que no se contradecían.

Quizás era lo mejor que tenía el politeísmo, la amable resignación a no tener por qué pretender ser TODA la verdad.

Hoy oficialmente tenemos un dios, uno que, dicen, ha cambiado su forma y ya no es más el “marido celoso”, sino el padre de bondad por el que ocurre todo.

Me llaman ahora las cosas que pasan gracias a Dios. Seguramente defender su existencia es el trabajo de los fieles (y teniendo un mundo poblado por un mínimo de 97% de creyentes, nadie se puede quejar de desempleo), pero el problema es cuando esa unica verdad se transforma en la excusa perfecta para deshacerse del otro. Y esto no es un fenómeno actual:

“¡Griten, porque el Señor les ha dado la ciudad!, la ciudad y todo lo que hay en ella ha sido consagrado a la destrucción por orden del Señor.”

Josué 6, 16-17

Primera referencia a la guerra santa y a prácticas de guerra criminal y limpieza étnica que rigieron al pueblo judío y al universalismo sucesivo, tanto como a los regímenes autoritarios que tan sospechosamente se asemejan a la verticalidad bíblica: la tierra prometida y sus derechos sólo corresponden al pueblo elegido, los no elegidos deben morir como sacrificio a Yahvé. Los infieles ya pueden ir dirigiéndose al infierno, entonces.

Esto me hace recordar, sin embargo, sucesos más actuales como el 11/S, al estado israelí actual o al mismo George Bush y su cruzada de “pacificación” mundial. Todas tienen en común ese mandato divino de eliminación de todo lo que no sea la verdad revelada, un imperativo que da sentido a la segregación y la barbarie, pero que te deja dormir tranquilo (si eres suicida, eternamente) porque has hecho lo correcto.

La alteridad es peligrosa, demuestra que el Uno no es lo Único.

Apostatar

Me regiré por el diccionario de la RAE:

apostatar: (del latín apostatare). Negar la fe de Jesucristo que fue recibida en el bautismo.

Hace un par de días un amigo, Álvaro, me contaba acerca de la salida de la iglesia católica de manera formal como un instrumento político de “liberación”. Yo, ingenuo, pensé que no era posible que uno se pueda salir, ¡si nos meten sin saber!, además somos la fuente de su potencia.

Resulta que es posible salirse de los registros “indelebles” del cielo, y pues el trámite consta de el llenado de una solicitud ante el Obispo, que es el único que puede aceptar semejante trámite. Creo que sería un ejercicio más que saludable (cívica y espiritualmente hablando) el de hacer uso de la libertad para no estar donde no queremos, máxime tomando en cuenta los personajes que engordan su poder con nuestras conciencias.

Los tiempos donde los dioses hacían vivir a los hombres han terminado. Ahora es el tiempo donde los hombres los sostienen. Tiempo para el hombre, mejor dicho, de decidir qué cosa realmente sostiene.

En lo personal la idea de que haya una sola verdad, una sóla opción, me parece desalentadora para nuestra propia supervivencia por decir lo menos.

Me parece que el problema finalmente pasa más por el dominio y si la hegemonía de ese discurso del Uno depende de su propia supervivencia y eso excluye la convivencia con el semejante, pues me parece que no es un buen lugar para estar inscrito.

Tiempo de inscribirse en Otro lado, un lugar ético más que moral.