Robert Cray – Shoulda Been Home

11 03 2010

image Hay veces en que uno se ausenta por algún motivo misterioso y termina sintiendo alguna espesa y rebelde nostalgia de todo por lo que un día decidió irse, como un eterno retorno. O también puede pasar que simplemente uno ande de viaje, desaparecido hace tiempo y quiera volver. Pase. El blues para ambos es un remedio.

Robert Cray redondea un disco sin muchas pretensiones, como todo bluesero, pero con algo de esa necesidad de volver en el tiempo o en el espacio que se presenta en cada canción, como si fuera imprescindible matar la añoranza con algo más tangible, quizás.

Como siempre que uno escucha a Cray se encuentra con su voz perfectamente sincronizada con el tono de su guitarra, que como apéndice, lo complementa suavemente. Los puntos altos del disco tienen que ver con esta coordinación y con ese feeling de extraña pero directa soledad que la alimenta, que no tiene por qué ser triste, pero sí urgente.

Sin ser un clásico, es buena compañía.

***.

3.5 estrellas.

Recomendable, más aún por que es gratis, y te lo puedes bajar AQUÍ, o dando clic a la carátula.





Álbum de frases

8 03 2009

– Sí, me gusta el reggaetón.

– ¡Ahhh!, ¡te gusta ese tipo de música que le gusta a la gente a la que no le gusta la música!





Fun Lovin´ Criminals o lo chic del minimalismo neoyorquino

5 03 2009

FLC

Realmente, este trío me mostró lo que era tener estilo. Tenía yo unos 15 años y salía al mercado “100% colombian”, un disco que mis fuertes convicciones rockeras rechazaron a priori, pero con el tiempo –como todo lo que toma trabajo adquirir, se volvió memorable.

La frase “Barry White saved my life” que queda para la historia del disco viene en el segundo track, llamado “Love Unlimited”, que fácilmente pudo haber dado nombre al trabajo, dado ese tufillo sensual que uno encuentra por momentos, aunque uno debe decir que lo que impera realmente es un simpático humor:

“Barry white, saved my life
And if barry white, saved your life
Or got you back with your ex-wife
Sing Barry White, Barry White, its alright.”

Luego de aquel estribillo que resume el álbum, poco más queda decir de las influencias bluesjazzeadas de la banda o del humor de las rapeados versos de cada canción. Todo es suave y no hay problemas: la pose gangsteril así lo reclama. Ahora, esto también significa que hay gángsters y gángsters: los FLC son de primera.

El toque mínimo, la sutileza y la convicción del ganador se juntan para redondear un muy buen álbum.

****

4 estrellas.

Si te lo quieres bajar, acá esta el link:

DESCARGA

pd. Si tienes problemas con las chicas, bájalo, me lo vas a agradecer.